Transportes R. Torres cumple 100 años

El centenario se celebró en el emblemático edificio del reloj en el Puerto de Valencia

 

  • Al acto acudieron los principales representantes del sector del Transporte y el Puerto de Valencia

  • El momento emotivo tuvo lugar con la entrega de la aguja de oro a la madre que da nombre a la empresa

 

No todos los años se cumplen cien años, y menos, con la energía y vitalidad que desborda Grupo Torres. Con estas palabras, y pidiendo la ayuda todos los presentes, para soplar las velas de las tartas, una por mesa, Carlos Prades, gerente de Grupo Torres, concluyó uno más de los momentos emotivos de la noche, haciendo de todos los presentes, una gran familia entregada a la causa de la conmemoración del centenario del grupo.

 

En palabras de Rafael Aznar, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, hizo lo que pocas empresas hacen, toda una demostración de salud y buena forma, y en familia, haciendo de las relaciones humanas el principal valor de su excelencia empresarial.

 

El acto comenzó con la recepción de los ciento sesenta asistentes en el emblemático edificio del reloj, en el puerto de Valencia, lugar idóneo para la celebración, no sólo por su ubicación, sino también por cumplir a su vez otros cien años. Toda una decoración para la ocasión, con animación sonora y lumínica, cabezas de camión en la entrada, como símbolo de la empresa, y toda la gran familia conformada por los asistentes. Trabajadores del grupo al completo, clientes y proveedores, y por supuesto, los principales representantes del sector del transporte valenciano.

 

Tras la recepción, se pasó al interior del edificio, para disfrutar de una exquisita cena de gala, antes de la cual, sucedieron las intervenciones de Rafael Aznar, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia; Francisco Corell, presidente de la Federación Valenciana de Empresarios Transportistas; Antonio Momblan, Iberian Intermodal Manager de Maersk Line y Carlos Prades, Gerente de Grupo Torres, que concluyó las mismas.

 

La emoción propia de una conmemoración familiar estuvo presente en todo momento, destacando en los momentos de los discursos, en la presentación del vídeo del centenario, y sobretodo, en la entrega por sorpresa para ella, de la aguja de oro, a Remedios Torres, madre del actual propietario de la empresa, y que por tanto, la recibió de manos de su propio hijo.
La cena concluyó con la actuación en directo de la banda sólo de chicas “The Wonder Band” que animó el final de la velada, con un repertorio de clásicos del jazz y el blues.

Galería de Imágenes en Facebook

https://goo.gl/A2tU6K